• Praxis: Profanation (Preparation for a Comimg Darkness)

    • CevherShare

    Caution, Worship, Ancient World, Furies, Galaxies, Sulfur and Cheese, Larynx, Revelations Part 2, Ruined, Garbage God's, Babylon Blackout, Endtime.

    Músicos:
    Bill Laswell, Buckethead, Brain, Grandmixer DXT, PhonosycographDISK, Bernie Worrell, Mike Patton, Iggy Pop, Rammellzee, Hawkman, Maximum Bob, Dr. Israel, Monkey and Large, Killah Priest, Serj Tankian, Future Prophecies, Tatsuya Yoshida, Rawthang, Otomo Yoshihide.

    Phantom Sound & Vision, 2008

    Calificación: Dame dos

    ¡Sí señor… por fin salió!
    Este disco estuvo varado desde el 2005 por la quiebra de Sanctuary Records y nadie lo editaba. Finalmente, y fiel a la esencia multicultural de la banda, los japoneses se jugaron y lo editaron. ¡¿Qué sería de los fans y coleccionistas sin los japoneses?!
    ¿Querés a Madonna junto a Chick Corea tocando cumbia?
    Los japoneses lo tienen. Es así de sencillo; y si no, la sensación es que los contratan… y listo.
    A Praxis se lo describe como un súper-grupo liderado por el incansable productor y bajista Bill Laswell, siendo en realidad una suerte de colectivo creativo cuyo núcleo es el trío formado (o deformado…) por Laswell, el guitarrista Buckethead (sí, el del balde en la cabeza que tocaba ¿y toca? con Guns N' Roses) y Bryan Mantia en batería, Brain para los amigos, entre los que se incluyen los Primus.

    Extrañamente, este trío tiene una ductilidad envidiable que les permite interactuar de manera totalmente natural con todo tipo de músicos. Praxis va del reggae al hardcore sin escalas, pasando por todas las paradas que sus miembros e invitados propongan.
    Desde mi punto de vista Laswell es el John Zorn del rock experimental, no siendo la vinculación entre ambos casual. Ha producido y tocado con medio mundo, mitad que incluye a Herbie Hancock, Bootsie Collins, Les Claypool, Cindy Blackman, Daevid Allen (con quien hizo su segunda aparición discográfica con NY Gong), Motörhead, Pharoah Saunders, Jonas Hellborg, Elliot Sharp, Teo Macero, Dave Liebman y un interminable etc.
    En sus comienzos Laswell estaba en medio del cruce entre el rock y jazz-rock británico, el incipiente rap/hip-hop y el jazz avant-garde de New York. Mientras se codeaba con John Zorn y Fred Frith, grababa con Daevid Allen con una banda que inmediatamente su convertiría en la primera versión de Material, colaboraba con Brian Eno, grababa con Eddie Offord (ingeniero de Yes, entre otros) y se preparaba para hacer nuevamente millonario a Hancock con la producción de Future Shock. Este último posibilitaría escuchar a las masas por primera vez a un DJ y sus bandejas, Grandmixer D.ST (actualmente DXT).

    Podría decirse que Laswell estuvo en el lugar indicado, en el momento indicado, con la gente indicada y con la cabeza indicada. Cabeza que le permite trabajar prolífica y exitosamente con músicos considerados de excéntricos a intratables, logrando en casos que toquen en contextos impensados con absoluta naturalidad. Daría mi mano derecha por ver en el mismo estudio a Buckethead, Bootsy Collins y John Zorn o Fred Frith.
    Volviendo a Profanation, se puede decir que es la entrega más amable para el oído medio, siendo la palabra amable una rareza tratándose de Praxis. Dicha amabilidad viene de la mano del hip-hop. Otra particularidad de esta entrega es que es cantada, al estilo Laswell obviamente. Los cantantes invitados son bien distintos, los raperos Rammellzee y Kllah Priest, Serj Tankian de System of a Down, Iggy Pop y Mike Patton (Phantomas, Zorn). Cada uno de ellos es el indicado para cada canción. Las letras tienen como común denominador la religión y una suerte de idea de proceso hacia el fin de los tiempos les da el orden.

    Caution, el primer tema, al mejor estilo Praxis, hardcore con un rapero y scratch, muestra a Rammellzee en una faceta impensada hasta para él mismo.
    Con Worship queda claro que éste será otro típicamente atípico disco de estos muchachos. Hawkman, impresionante, aporta algo de rap con dub a un eléctrico y magnético tema casi progresivo de hard rock con algo de funk (¡?), que bien podría haber sido de Dream Theater, dominado por el nuevamente impresionante Buckethead. ¿Perdido? Escúchelo y después me cuenta.
    Llega el drum&bass desde Noruega de la mano de System Noice – alias Monkey and Large, para mezclarse con el hardcore provisto por Buckethead sobre lo que Dr. Israel canta. Extrañamente bajan un cambio; se suma Iggy Pop, quien aporta su particular voz en un potente tema lento y rockero, donde la electrónica no está ausente, claro.
    Galaxies es puro hip-hop pero con el estilo de Hancock de los 70. Killah Priest hace lo suyo. Buckethead saca de su guitarra unos sonidos increíbles.
    Sulfur and Cheese es una clásica mezcla de Praxis. El cantante de System of a Down se adapta a un comienzo calmo, casi de balada, para lanzarse al heavy-metal sin mediar compás. El trío Laswell, Buckethead y Brain se siente como pez en el agua.
    Patton aporta su excelente, versátil, potente y gutural voz en el tema paradójicamente llamado Larynx, el cual, obviamente, no tiene letra. Drum&bass de los también noruegos Future Prophecies, bandejas, guitarras heavy, corto y contundente.
    Con Revelations Pt.2 vuelve el hip-hop de la mano del funk y de Rammellzee.

    Como si no le alcanzaran todos los estilos que Praxis fusiona, ahora Laswell va a por el Zeuhl. Usted señora, señor, dama, caballero, se preguntará con mucha razón, qué es Zeuhl. Bueno, en fin, cómo explicarlo… Había una vez un niño francés, hijo de un pianista de jazz que tocara con Django Reinhardt, que se decide por dejar el piano para convertirse en baterista y que, a lo largo de sus años de juventud, tocaría con cuanto grande del jazz llegara a Francia. En esta época se despertaría su absoluto fanatismo por John Coltrame. El mismo que lo llevaría a pasar 120 horas escuchando Giant Steps sin para ni siquiera para dormir o comer. Este acontecimiento le dejaría secuelas neurológicas permanentes e insalvables, producto de las cuales decide vestirse todo de negro, colgarse un medallón tántrico del cuello, crear su propio idioma y formar Magma, cuyo estilo lo denominaría Zeuhl. ¿Esto no le aclara qué es Zeuhl? En fin… si esto no se lo aclaró, usted puede recurrir a su diccionario de Kobaïan – Español… ¿Qué es Kobaïan? Esto se está poniendo denso, ¿en qué planeta vive?
    Ok, hagamosla corta, Zeuhl significa algo así como ¨celestial¨ en la locura de Christian Vander. Obviamente que, cuando uno lo escucha, confirma la sospecha de que no tiene nada de celestial, en cambio sí de complejo, áspero y barroco.
    Para darle el toque Zeuhl que este disco necesitaba, Laswell se va a Japón para integrarse al dúo Ruins, cuyo único miembro permanente es Tetoko Tukulo, perdón… quise decir Tatsuya Yoshida. Extrañamente todo encaja en un tema fantástico llamado Ruined, que nada tiene de arruinado.

    Y dale con el drum&bass noruego, Rawthang en esta oportunidad. Acá le sumamos un toque de hip-hop y la locura de Buckethead.
    Babylon Blackout no escatima sutilezas con un clima entre floydiano y reggae. Ideal para poca luz y armar algo… un partido de truco o de metegol, por ejemplo…
    Aquí otro japonés se suma, Otomo Yoshihide, líder de la banda de noise-rock Ground Zero.
    En cuarteto, sumando a Worrell (responsable de los teclados a lo largo del CD), cierran este magnífico álbum con la balada Endtime, una belleza.
    Si quieren escuchar algo distinto de verdad, por músicos serios (aunque algunos no lo parezcan), escuchen este disco de Praxis.
    Y despué me cuentan…

    Federico Larroca

    Notas Relacionadas o de Interés: