• Estamos Trio: People’s Historia

    • CevherShare

     

    people's historiaAba, Bian, Kabun, Biti, Abadakabo, Abatian, Bianitian, Kabunitian, Bistian, Bianidakabo, Biandakhabo Diako Abaro, Biandakhabo Diako Kabyn

     

    Músicos:

    Carmina Escobar: voz, electrónicos, grabaciones de campo

    Milo Tamez: percusión extendida

    Thollem McDonas: piano

     

    Sello y año: Relative Plitch, 2013

    Calificación: Dame dos

     

    El grito de la historia nace con nosotros y es uno de nuestros dones más importantes. En cierto sentido, todos somos históricos (Thomas Carlyle)

     

    Más allá de las acepciones adjudicadas a la historia como ciencia encargada de estudiar el pasado de la humanidad, en el lenguaje usual aplicamos el término historia para referirnos a la narración de cualquier suceso pasado –real o imaginario, público o privado- que resulte digno de ser recordado, expuesto o divulgado.

    De algún modo todos somos producto de un conjunto de acontecimientos ocurridos a lo largo de la vida que, además de describir nuestro pasado, van determinando quiénes somos, qué lugar ocupamos en el teatro de lo humano y hacia dónde vamos como individuos y como sociedad.

    En consonancia con la frase de Thomas Carlyle que encabeza este comentario, puede afirmarse que“todos somos históricos” ya que participamos activamente en la dinámica de su acontecer pero, además, tenemos un rol protagónico en el constructo real de la historia porque –como bien señala el historiador alhameño Salvador Raya Retamero- “la historia la hacemos y la padecemos las personas”. A nadie escapa que el valor dado a los sucesos del pasado determinará nuestros actos, nos ayudarán a comprender el mundo e irán definiendo aquello que nos constituye como seres humanos.

    El filósofo alemán G.W.F. Hegel afirmaba que contar una historia magnifica la conciencia de la libertad; por ende, podemos inferir que lo contrario –es decir, silenciar un hecho o mantenernos callados ante lo que sucede- nos hará más dependientes y nos esclavizará a formar parte de una historia que no nos pertenece ni representa.

     

    A lo largo de la historia, la voz de los pueblos ha sido silenciada en más de una ocasión; pero eso también nos permite colegir –como cierta vez sentenció el cineasta argentino Eduardo Mignona- que “si la historia la escriben los que ganan, quiere decir que hay otra historia: la verdadera”.

    El Estamos Trio, en el álbum –apropiadamente titulado- People’s Historia, ofrece una  reflexión vanguardista y multicultural con epicentro en la historia de la frontera que separa a México de Estados Unidos.

    Las asimetrías de desarrollo económico entre ambos países alentó durante décadas un flujo migratorio masivo de México a Estados Unidos; pero esa idea de alejarse de la pobreza y forjar un futuro mejor en otro lugar, se vio empañada por la incapacidad gubernamental para articular un proceso adecuado de integración. Ese contexto dio vida a un mundo de seres separados por un muro (de concreto e ideas) en donde fueron proliferando el tráfico de personas, los odios raciales, el desarraigo, la separación de familias, la sumisión cultural, el desastre humanitario y la aparición de una percepción distorsionada de los hechos que terminó enfrentando a los que creen que “el otro tiene lo que yo quiero tener y no tengo” con los que sienten miedo de que “el otro” venga a quitarles lo que les pertenece.

    El álbum People’s Historia no denuncia ni proclama sino que alienta, desde la perspectiva del arte contemporáneo y la cooperación intercultural, el surgimiento de una auténtica conciencia de fraternidad entre artistas de ambos países.

    Estamos Trio es una continuación en formato reducido del Estamos Ensemble (cristalizado en el magnífico Jimpani Kustakwa Ka Jankwariteecherï de 2011) e integra un proyecto a gran escala encabezado por el pianista y compositor norteamericano Thollem McDonas que intenta fomentar la comunicación y colaboración entre músicos y artistas nacidos a ambos lados de la frontera méxico-estadounidense para, de ese modo, desarrollar una mejor comprensión y aprecio entre los ciudadanos de cada uno de esos países.

    En esta ocasión se integran, al alegato estético pergeñado por McDonas, dos figuras sobresalientes de la avanzada musical mexicana: la vocalista y artista multimedios e interdisciplinaria Carmina Escobar (co-directora del ensamble de música contemporánea Liminar e integrante, en sociedad con Fernando Vigueras, del proyecto de improvisación libre experimental Linfa) y el experimentado baterista y percusionista Milo Tamez.

    La propuesta de Estamos Trio es compleja, poliédrica e inquietante. Adentrarse en la exploración de su novedoso paisaje sonoro implica perderse en un mundo que rehuye los convencionalismos a la vez que invita a reflexionar profundamente sobre las transformaciones vitales que requiere nuestra sociedad.

     

    Aba (“uno” en lengua arawak) oficia a la manera de una sinopsis estética que documenta la integración de lo moderno y lo ancestral mediante una atrapante construcción sonora en donde se van eslabonando la voz de Carmina Escobar, el piano preparado de Thollem McDonas, grabaciones de campo y el ejercicio percusivo despojado de elementos sobrantes que provee Milo Tamez.

    Bian –título que también sigue la secuencia numérica en arawak al igual que los temas subsiguientes- aborda un clima de subjetiva soledad a través de una exploración sónica en la que se funden la improvisación libre, la música concreta y la experimentación vanguardista.

    El episódico Kabun ofrece un inquietante paisaje sonoro de evolución asimétrica que yuxtapone las estratégicas frases del piano de Thollem McDonas, una épica intervención percusiva de Milo Tamez y los efectos catárticos que provocan las cíclicas oleadas en electrónicos a cargo de Carmina Escobar.

    Biti conjuga grabaciones de campo, el lirismo que imparte el piano de Thollem McDonas, espaciados ornamentos vocales y los subterráneos acentos de la percusión hasta establecer una narrativa cinemática sujeta a múltiples lecturas.

    Luego sobrevienen el expresivo Abadakabo –con protagonismo casi excluyente en la voz de Carmina Escobar-, la inclasificable hibridación sonora de Abatian (en donde los impulsos percusivos a cargo de Milo Tamez ocupan el centro de la escena) y el turbador enlace entre líneas vocales superpuestas, grabaciones de campo y electrónicos que dota a Bianitian de un temperamento onírico.

    A las sensaciones ambivalentes que provocan la hipnótica intermitencia sonora de Kabunitian, le suceden una dilemática vinculación entre las técnicas vocales extendidas a cargo de Carmina Escobar, los variados matices de la percusión de Milo Tamez y el clasicismo del vocabulario pianístico de Thollem McDonas que transmite Bistian y el misterioso carácter ritual –rematado por una coda en electrónicos – de Bianidakabo.

    En Biandakhabo Diako Abaro se conjuntan grabaciones de campo, el dramático ostinato del piano y una línea de canto de tono operístico para dar forma a un universo estético tan distante e inasible como de indescifrable belleza.

    El cierre nos transporta al lejano y evanescente paisaje sonoro que dibuja el trío en Biandakhabo Diako Kabyn.

    Estamos Trio, en People’s Historia, no ofrece soluciones fácticas al problema migratorio pero subraya, desde su lugar, la verdadera fraternidad entre los hombres para recordarnos que en el arte no estamos separados por fronteras ni banderas y que todos formamos parte de una misma historia.

     

    No hay más que una historia. La historia del hombre. Todas las historias nacionales no son más que capítulos de la mayor (Rabindranath Tagore)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: