Todd Sickafoose

Todd SickafooseTodd Sickafoose es muy joven.
En realidad, hace tiempo que tomé la firme decisión que todo aquél que haya nacido antes que yo, pase a ser considerado… muy joven.
Sickafoose nació en San Francisco, estado de California.
En todo caso, nacer es un requisito ineludible para ser alguien en la vida.
La música de Sickafoose abarca diferentes géneros.
En sus composiciones confluyen el jazz, la música de cámara, el folk, el rock y la música experimental.
Excepcional contrabajista e imaginativo arreglador.
La suma de todos estos factores lo convierten en una de las figuras más prometedoras de la nueva música creativa.
Aunque más que figura prometedora deberíamos decir… cumplidora.
Su primer instrumento fue el piano. Más tarde pasaría al bajo acústico. Fue alumno de Charlie Haden y estudió composición con Mel Powell y Wadada Leo Smith, entre otros.
En su corta pero intensa trayectoria ha tocado y grabado con la Scott Amendola Band, con Jenny Scheinman y con la cantante y compositora Noe Veneble. Formó parte del grupo Crater. Ha sido (y es) la mano derecha de la cantautora Ani Di Franco.
Colaboró con una amplia lista de músicos que incluye a Nels Cline, Adam Levy, Will Bernard, Jim Campolongo, Darol Anger, Paul McCandless, Jessica Lurie, Ben Perowsky, Justin Morell, Laurie Lewis, Tony Furtado y Danny Barnes, entre otros.
Su álbum debut como líder fue Dogs Outside, editado por el sello Evander en el año 2000.
En enero de este año apareció su nuevo trabajo discográfico: el imperdible Blood Orange.
Actualmente se encuentra presentando su ultimo disco junto a su banda: Todd Sickafoose Group. Parte de esa gira contará con Myra Melford como invitada especial.
También está participando como bajista en la Jenny Scheinman’s Shalagaster Band y en el Ben Perowsky Trio.
Además de encontrarse próximo a iniciar otra gira junto a Ani Di Franco…
Nos encontramos con él para hablar de su formación musical, de sus proyectos y también de su fuerte compromiso social y político…
Un tipo creíble y querible…

Hablemos de "Blood Orange"… Sin miedo a equivocarme puedo afirmar que es el mejor trabajo de tu carrera. ¿Lo sentís así?

Gracias. La verdad es que este disco me gusta mucho.

Dogs Outside¿Por qué dejaste pasar cinco años desde tu anterior CD con la banda?

Principalmente somos una banda en vivo. Mi primer CD, Dogs Outside, fue un intento de capturar lo que estábamos haciendo en 1999 en Los Angeles. Siempre estuve interesado en un desarrollo melódico poderoso, en volcarme al free jazz en términos rítmicos y en abrir paso a estructuras musicales que no son tradicionales en el jazz. Tratamos de evitar en forma estricta los esquemas basados en una sucesión de solos. ¡La verdad es que hacíamos todo lo posible para escapar de las fauces de lo rutinario!

¿Y considerás que lo lograron? 

Pienso que al menos algo de la personalidad de la banda fue capturado con éxito en el primer disco. El quinteto incluyó algunos de mis más viejos amigos musicales: Mark y Alan Ferber que son gemelos, el guitarrista y compositor Justin Morell… En el 2000 me mudé nuevamente a San Francisco y la banda continuó con otros músicos asombrosos: Eric Crystal, John Gove, Ches Smith y también Justin Morell quien, por aquel momento, se había mudado al área de San Francisco. Con esa banda grabamos en el 2002 pero desafortunadamente las cintas quedaron inutilizables debido a un problema técnico. Insistimos en el 2004, esta vez con Alan Ferber en trombón y nuestro amigo Ben Wendell en saxo… de eso surgió Blood Orange

Blood Orange¿Y por qué les tomó hasta enero de 2006 editarlo? 

Hubo dos razones: me volví a mudar (esta vez a New York) y también comencé a grabar y tocar con Ani Di Franco, por lo que estaba demasiado excitado y bastante ocupado con eso… así que me tomé un tiempito más…

¿Cómo fue el proceso de elaboración de Blood Orange?

Las líneas que habíamos trazado para Blood Orange eran muy vagas… La banda siempre fue un quinteto que incluía guitarra y Justin (Morell) era el ingrediente principal… Pero para esta grabación quise poner toda la carne al asador. Adam Benjamin (tecladista de la Dave Douglas’ Keystone) estuvo allí tocando Rhodes en algunos temas y yo también lo hice. Más tarde, Steve Moore agregó unos pasajes en Wurlitzer. Y también hubo otro guitarrista (Nels Cline). Sin embargo, los agregados y sobregrabaciones fueron mínimos. Te diría que el 90% de lo que podés escuchar en Blood Orange fue tocado en vivo en el estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *