Regla De Tres Simple: The Bad Plus

Catalina Bar and Grill De HollywoodCatalina Bar and Grill de Hollywood
Domingo 2 de abril de 2006 – 22:30 hs.

Entre los días 30 de marzo y 2 de abril se presentó The Bad Plus en el Catalinas Bar and Grill de Hollywood. Como estamos convencidos que el que ríe ultimo ríe mejor… decidimos ir al dentista primero y despues asistir a la segunda y última función del domingo 2 de abril.

Teníamos miedito. En primer lugar por el lugar (¡?)

Los shows de The Bad Plus son de carácter festivo y la paquetería que impone el Catalinas podía ser un impedimento para, por ejemplo, desnudarse y bailar haciendo el pasito que he denominado provisoriamente El Péndulo de Foucault.

En segundo lugar… en segundo… la segunda… no me acuerdo…

The Bad PlusThe Bad Plus (Reid Anderson en bajo acústico, Ethan Iverson en piano y David King en batería) es una de las bandas que intentan oxigenar y regenerar la escena del jazz mediante el reciclaje de canciones provenientes del pop y el rock o composiciones propias en las que utilizan dinámicos contrastes musicales evitando recorrer el trillado sendero de la “fusión”. Además desestructuran el concepto tradicional de cómo debe sonar un trío de jazz, sin un líder aparente que acapare el centro de la escena y recurriendo al humor y a la ironía como medio de realce expresivo. El humor, la ironía o, como dicen los franceses, el Trompe-l’oeil son parte del efecto engañoso que caracteriza a la publicidad.

Pero la actual fortaleza comunicativa de ese predominante medio ha inundado también toda la esfera artística…
Y lo ha logrado conservando lo que parece ser su pretensión principal: escapar al tedio.

El reciclaje histórico y de sus vestigios (la simulación, la apropiación y la ironía), son elementos predominantes en el arte actual.

Una parodia de la cultura que expresa por sí misma un alto grado de desilusión y que utiliza la ironía y el humor ácido y corrosivo para expresar  esa desilusión…

¿Desilusión? ¡Me acordé del segundo “miedito”! Temor a desilusionarme… Es que ya asistí a varios conciertos de la banda y en todos, sin excepción, me divirtieron…

¿Será también mi pretensión principal escapar al tedio? Y lo más importante: ¿lo lograré? (o como dicen los franceses: L’oreal de Paris).

David KingLlegamos al Catalinas con bastante anticipación, brindándonos el tiempo necesario para sorber unos tragosss (plural al cubo) y degustar alguno de los exquisitos platos que allí se ofrecen. La recomendación del camarero fue caviar. Me pregunto: ¿serán frescos? Todos saben que el caviar se hace con los huevos del centurión… pero desde la caída del Imperio Romano está difícil conseguir uno. Ante la duda, desistimos. Creo que no me equivoqué o, como dicen los franceses, “nole’ pifie”.

Siendo las 10:30 PM se escucha una voz en off que nos dice: “Démosle la bienvenida a… Take 6…”; para agregar luego: “Un momento… lamentablemente debimos reemplazarlos por The Bad Plus… los que quieran la devolución de su dinero pueden pasar por la boletería…”

La gente sonríe pero en un juego de complicidad colectiva.

Ingresan Reid Anderson y David King. Este último se acerca al micrófono y pregunta si entre el público se encuentra alguien que sepa tocar el piano…

Desde el fondo de la sala se acerca un voluntario.
Tranquilos… es Ethan Iverson
King, no muy convencido, insiste: ¿Hay alguien más?
El truco es sencillo pero efectivo.

Ethan IversonA continuación, Iverson desarrolla un extenso y desopilante monólogo a modo de presentación. Han pasado casi diez minutos y no hemos escuchado ni una sola nota. Nadie parece preocuparse, tal vez porque el humor está siempre presente en la música de The Bad Plus y a su alrededor…

Ethan Iverson cae bien (siempre que no se nos caiga encima ya que su anatomía combinada con su cabeza rapada tiene las dimensiones y apariencia de un huevo de Godzilla).

A través de lo expresado por Iverson, deducimos que los dos primeros temas estarán dedicados a “su” pasión por el deporte.

Parece difícil de creer… sin embargo hacen un medley que incluye 1972 Bronze Medalist del álbum These Are the Vistas y 1979 Semi-Finalist de Give; ambas composiciones pertenecen a David King, pero como no es egoísta las comparte (siempre me molestaron los egoístas porque piensan en ellos mismos en lugar de pensar en… ¡mí!).

El medley deportivo tiene impecables intervenciones de Iverson en piano y Reid Anderson en bajo acústico.

Una intro en batería del incansable King sirve como prólogo para Knows the Difference del último álbum Suspicious Activity? Vamos bien.

Seguimos con otro clásico del reportorio de la banda: la versión del tema de Björk, Human Behaviour, que curiosamente no esta incluida en ninguno de los discos oficiales de The Bad Plus.

Reid AndersonEl enfoque es decididamente funky con un intermedio free. Iverson arriesga y triunfa sin despeinarse (lo que en su caso resulta lógico). Muy bien Anderson. Su bajo sostiene toda la estructura. King extrae del baúl de los recuerdos un juguetito pero, en pleno desarrollo lúdico, el tema termina y lo hace justo en el momento en que el público decide aplaudir…

Sigue Dolly Joe, tema nuevo dedicado a los padres de David King. Esto (el tema, no los padres de King) sirve de excusa para un impecable y extenso solo de bajo. Luego se agrega King en percusión. Y a este lo siguen unos pesados acordes en piano. Pero como era de suponer… no logran alcanzarlo.

Es el turno de otro estreno: Giants, tema compuesto por Reid Anderson. Calmo y con un piano romántico que sobrevuela a una base tan precisa como clásica.

The Bad PlusIverson comienza a aporrear el piano de pie y con la mirada puesta en algún punto del horizonte… es Chariots of Fire de Vangelis pero en versión diferente a la incluida en Suspicious Activity? (ni qué hablar del original al que literalmente destruyen, retuercen, deforman y finalmente reconstruyen). Desopilante y demoledor. Aquí el trío alcanza el ángulo más agudo de su propuesta.

¿Ángulo más agudo? Entonces tiene una superficie… por lo tanto más que un trío es un triángulo… o sea que es una superficie poligonal de tres lados… y eso me obliga a aclarar que… el área del triángulo es igual a la cuarta parte de la mitad de su lado por la semisuma de la raíz cuadrada de tres más la raíz cúbica del cuadrado de los paletos… esteee… ¿quién no lo sabe?

Y si no es así… ¿seré un cuadrado?

Antes que el Catalinas se convierta en un polígono… de tiro, los Bad Plus intentan calmar los ánimos tomándose casi cinco minutos para la presentación de los músicos o sea… ellos mismos. Anuncian el último tema de la noche: Big Eater, composición de Reid Anderson incluida en These Are the Vistas. Esta versión será precedida por un alud percusivo a cargo del siempre sonriente y transpirado King. El público, en señal de gratitud, arroja al escenario dentífricos y desodorantes. Ninguno parece tener intenciones de guardarse nada. Ni músicos, ni público.

Final.
La gente quiere más.

The Bad PlusLos menos proclives a la diplomacia amenazan con incendiar el lugar si la banda no regresa… The Bad Plus retorna para hacer Flim, tema de RD James incluido en These Are the Vistas y con posterior versión en vivo en Blunt Object-Live in Tokyo. Intento ensayar mi pasito “el péndulo” pero con la ropa puesta no es lo mismo. Los más efusivos intentan correr las mesas. Los camareros se oponen con decisión y firmeza. Eso da motivo para que otros intenten correr… a los camareros y con un hacha. No hay que preocuparse. El Catalinas tiene suficientes camareros y varios de ellos parecen ser muy… veloces.

Ahora sí… todo concluyó.

Iverson, King y Anderson se abrazan al borde del escenario y con una gentil reverencia se despiden… o por lo menos lo intentan… pero fracasan y se ven en la obligación de gastar los últimos cartuchos con un segundo bis: Lost Of Love, del último disco.

Y todo resuelto sin mucho esfuerzo, como en un problema de regla de tres simple.
Pero no de cualquier regla de tres…
De “estos” tres.

Sergio Piccirilli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *