• Cazuela De Humita

    • CevherShare

    Intruso, ¿hay algún show musical para cubrir en Alemania?

    Ingredientes:
    5 tazas de choclo desgranado – mazorca de maíz
    1 cebolla – cebolleta
    1 ½ ají morrón – pimiento rojo
    ½  kg. zapallo – calabaza
    100 gr. panceta – bacon
    3 tomates medianos – jitomate
    3 ½ tazas de leche
    Azúcar
    Sal fina
    Pimienta – pebre
    Aceite

    Este mes va a haber mucho fútbol y va a hacer frío; pensé en algo rápido de elaborar, nutritivo y calentito para poder estar frente al televisor todo el tiempo posible viendo ir y venir la pelotita.

    Y lo vamos a preparar en una cacerola.

    (El tren que une Retiro con Tigre, además de tener aire acondicionado para viajar más cómodo en verano, ahora le brinda al pasajero pantallas de televisión para ver escenas agradables; en las otras líneas, las escenas las actúa la gente y están en las antípodas).

    Mano NegraSi usted es futbolero, tal vez pensando en lo que se viene, esté un  poco disperso, distraído; lo que le pido es que preste atención. Cuide las manos porque este mes las va a necesitar para aplaudir.

    (Y hablando de manos y de fútbol… Mano Negra y Santa Maradona -¿se acuerdan que el Diego al principio se había enojado porque pensó que era una gastada?-).

    Vamos a empezar cortando la panceta y el zapallo en dados; tomamos la cacerola, la llevamos al fuego y cuando se calienta agregamos la panceta para que desgrase y se dore.

    (Ya están los 23 preparándose para ir a Alemania, deportivamente hablando la parada es chiva; salvo alguna excepción, van los que tienen que ir; tal vez Lux tendría que estar… y la verdad que, en ese punto, como decían los Illya Kuryaki & The ValderramasNo Way José…).

    Una vez lista la panceta, la retiramos colocando una base de aceite; raspamos el fondo con una cuchara de madera para remover -sin quitar- los restos y dejamos calentar.

    (¿A usted le gusta la ceremonia inaugural? ¿No es un embole?).

    Ya caliente la cacerola, agregamos la cebolla picada y el ají cortado en pedazos pequeños esperando que se rehoguen

    (Evo Morales va camino al récord Guiness: ¡cumple lo que dijo en la campaña electoral!).

    Superada esta etapa, agregamos el zapallo -a lo mejor ganamos con un zapallazo de treinta metros que también vale uno-, la panceta y los tomates bien picados; tapamos la cacerola cocinando a fuego lento durante veinte minutos, la preparación se va a poner bien jugosa.

    (La desocupación bajo este mes al 11.4%; todo indica que las cosas van bien, pero también es cierto que en este índice están incluidos un millón y medio de argentinos con planes sociales de $ 150 por mes; ni están ocupados… ni les alcanza).

    Death in VegasPasado ese lapso de tiempo agregamos el choclo, condimentamos con una pizca de azúcar, sal y pimienta, completando la preparación con la leche -ojalá tengamos de la buena- y hablando de eso… Milk It!, de Death In Vegas.

    (El ambiente deportivo vernáculo mantiene una posición conservadora con respecto a las posibilidades del equipo para este mundial. Desde esta cocina, la sensación es que Argentina va a estar prendida, tiene con qué: hay personalidad, talento, solidaridad, habilidad anárquica… ¿por qué no creer… por miedo a la desilusión a quedar pegados? Y si va bien: ¿quién le quita este entusiasmo de hoy a días de comenzar?).

    Dejamos cocinar otros veinte minutos con la misma intensidad de calor, hasta que el querido choclo esté listo; resta solamente servir y disfrutar de esta agradable preparación. A mí me va a costar comer… ya estoy envuelto en la bandera. Sugiero prestar atención al calor que emerge del plato, pues la lengua puede correr peligro.

    Hasta la próxima, disfrute, hágalo con cariño y que no falte el vino.

    Pepe Terminiello

    P.D.: Román, vos tranquilo: manejá el pincel y pintá la tela.

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Siguiente: