• Jessica Pavone

    Me gustaría preguntarte sobre otras experiencias. Acabás de describir cómo conociste a Anthony Braxton, así que podemos seguir cronológicamente. ¿Cómo estableciste contacto con Taylor Ho Bynum y qué obtuviste de esa experiencia?

    Taylor Ho BynumTaylor (Ho Bynum) y yo estábamos dando vueltas por Middletown en 1998. Bueno, él era un estudiante allí y yo estaba dando vueltas (risas). Sabíamos el uno del otro pero nunca habíamos trabajado juntos hasta ese entonces. En el 2002 mi novio estaba haciendo un postgrado en Weslayan, así que yo iba bastante seguido. Taylor (Ho Bynum) vivía en ese tiempo en Middletown porque también estudiaba en Weslayan. Allí fue cuando realmente nos conocimos y enseguida comencé a trabajar con él. El primero de sus proyectos en los que participé fue The SpiderMonkey Strings en el 2003. Cuando él se mudó a New York, me integré a su sexteto. Taylor y yo ahora estamos colaborando en el Thirteenth Assembly con Tomas Fugiwara y Mary Halvorson. Combinamos nuestros respectivos dúos para formar un grupo. Hacemos conciertos en cuatro segmentos con material de los dúos, del trío de Taylor y como un cuarteto al que cada uno contribuye con sus composiciones. Taylor es la fuerza de la naturaleza. Nunca conocí a nadie que pueda asumir tantas cosas a la vez con tanto éxito. Nunca deja de sorprenderme. He estado trabajando en sus bandas cerca de cinco años y hemos viajado por todo el mundo durante los pasados tres años junto a Anthony (Braxton). Juntos musical y logísticamente y en giras, que especialmente en el extranjero, pueden dar lugar a algunas escapadas bastante insanas (risas).

    Siguiendo con la gente que has tocado… ¿Cómo fue trabajar con William Parker y Butch Morris?

    Butch MorrisButch Morris fue una de las primeras personas con las que trabajé cuando me mudé a New York en el 2000. Toqué en algunas de las orquestas que dirigió, organizadas para el JUMP Festival. Fue una gran cosa para mí involucrarme con eso en aquel momento. Hicimos algo de buena música y estuvo divertido. Recién había llegado a la ciudad y, gracias a eso, conocí un montón de músicos. Más recientemente trabajé con William (Parker) y, como siempre sucede con él, estuvo fantástico. Participé en Alphaville Suite en el 2007, que consiste en su cuarteto más un cuarteto de cuerdas y tocamos y grabamos Sunrise over Neptune durante el Vision Festival del año pasado. Hay algo orgánico en trabajar con él. Como líder es relajado, generoso y amable. Los ensayos siempre son en el living de su casa con té y masitas por todos lados. Me gusta su onda. Tocar música con él se siente en todo momento como un asunto de familia.

    Echemos un vistazo a tu cronograma. Fuiste a Portugal y Suiza con Anthony Braxton. Estuviste en Canadá en diciembre último con Thirteenth Assembly e irás a Bélgica y Holanda próximamente con la Taylor Ho Bynum’s SpiderMonkey Strings. En mayo tocarás en Alemania y Austria y en agosto lo harás en España y Portugal; y no sigo porque me cansé (risas). ¿Cómo manejás una agenda tan cargada?

    En todos esos conciertos que mencionás, no participé de la planificación. Allí hubo agentes que organizaron todo, así que lo único que tuve… tengo que hacer es… ¡aparecer! (sonríe) Bueno, en realidad, el tour con The Thirteenth Assembly de diciembre lo organizamos entre los cuatro, dos shows cada uno para ser más exactos. Pero como te dije antes, uso varios sombreros y tengo un organizado y disciplinado calendario establecido con anticipación. Por ejemplo, sé que para el viaje por Alemania y Austria que haremos con Thirteenth Assembly tengo que aportar un nuevo tema y otro para el dúo con Mary (Halvorson). Entonces marco en mi calendario cuándo escribiré esas piezas. No es la forma más orgánica de ser creativo, pero es la única manera en la que puedo tener todo terminado. También marco semanas en las que invertiré más tiempo practicando que componiendo, en función de las actuaciones y viceversa.

    Vos liderás y co-liderás diferentes bandas. Supongo que eso requiere un montón de imaginación y un hábil desarrollo de conceptualización y composición. ¿Cómo te manejás con tantas personalidades musicales diferentes?

    Definitivamente tiendo a focalizarme más en un proyecto que en otro en base a lo que surge de mi cronograma. Tengo un amplio rango de intereses musicales y, a través del tiempo, he ido desarrollando nuevos proyectos que satisfacen mi curiosidad sobre diferentes tipos de música. Por ejemplo, hace unos tres años antes que comenzara a trabajar con The Pavones, no había transcripto un tema soul. Ahora lo hago todo el tiempo. Eso ya está integrado al repertorio de mi práctica musical. Así que programo mi agenda para componer en función de determinados proyectos.  Si en un momento dado estoy centrada en una cosa tengo que dejar ir, temporalmente, al resto.

    Hablemos de algunos de esos proyectos. Un buen punto de inicio es tu sociedad musical con Mary Halvorson…

    Jessica Pavone & Mary HalvorsonConocí a Mary (Halvorson) en el verano de 2002 cuando se trasladó a la ciudad de New York. Ese otoño me mudé al vecindario en el que ella vivía y nos hicimos amigas. A medida que desarrollamos una amistad, fuimos desarrollando una relación musical. Preparábamos la cena juntas al menos tres o cuatro noches a la semana en ese período y decidimos que también tendría sentido tocar juntas. La primera vez que lo hicimos, cada una trajo dos o tres bocetos para tocar. Para nuestra sorpresa, ambas llevamos casi exactamente lo mismo. Supongo que esa fuerte señal de inicio nos hizo ver que éramos almas gemelas. Continuamos escribiendo sobre esos bocetos y ensayando juntas una vez a la semana. Los ensayos eran muy informales. Preparábamos algo de comer, tocábamos música, tal vez rentábamos una película o algo así. Nuestra música, en muchos sentidos, es sólo una extensión de nuestra amistad. Tocamos en pequeños clubs y bares en Brooklyn durante todo el 2003 al menos una vez al mes. Luego se fue haciendo más consistente. Ensayos semanales y conciertos periódicos. A través del tiempo, la música se fue desarrollando y cambiando hasta que llegamos a sentirlo como lo más cercano que uno puede tener a un diario personal. Algunos temas me recuerdan diferentes periodos de mi vida o ciertas cosas que fueron sucediéndonos. Ahora no ensayamos cada semana ni vivimos en el mismo vecindario, pero aún le dedicamos todo el tiempo que podemos a ensayar cuando tenemos algún compromiso por delante. Además estamos juntas en otros proyectos como las bandas de Anthony Braxton, el Taylor Ho Bynum Sextet y The Thirteenth Assembly.

    Siento curiosidad por saber cómo desarrollaste Quotidian…

    En el 2005 el ensamble de música de cámara, Till by Turning me pidió que compusiera una pieza para ellos. Eso ocurrió justo cuando comencé mi master en composición, así que decidí usar ese tiempo para crear esa composición. Fue una suite en cuatro movimientos y compuse un movimiento cada semestre. Empecé a trabajar en eso en el otoño de 2005 y lo completé en la primavera de 2007. No era la única cosa en la que estaba trabajando, lo cual en parte explica por qué me llevó casi dos años. El concepto de la obra deriva del desplazamiento del balance entre la luz y la oscuridad, tanto como en otros cambios ambientales que nos afectan constantemente seamos o no conscientes de ellos. Nuestro entorno tiene un efecto directo sobre nuestro ánimo y sentimientos y por lo tanto, en cierto sentido, ejerce un control sobre todos los seres vivos. Los cuatro movimientos son Hypnopompic, Post Meridiem, Weight of Dusk y The Darkest Hour y ellos examinan los cuatro hitos temporales que se producen en un día. La premier de Quotidian fue en mayo de 2007 en el Issue Project Room de Brooklyn, el disco lo editó Peacock Recordings (http://www.peacock-recordings.com/) y Till by Turning ha continuado ejecutando la obra incluyendo tres recientes presentaciones en Chicago.

    Y después formaste ...No Way to Say Goodbye, ¿no?

    Al término de Quotidian, estaba más que satisfecha con los resultados de Post Meridiem, el movimiento de la suite referido al atardecer. Esa pieza, además de manifestar mi interés por la bella simplicidad de una canción folk, fue compuesta para explorar la música informal que uno puede asociar con la mitad del día en contraste con la formalidad que implica un concierto en la noche. La estructura de Post Meridiem es de coro/verso dentro de una estructura verso/coro. En lugar de alternar las dos, se funden y reconstruyen una en la otra. Decidí continuar escribiendo música para cuerdas basada en esas ideas y comencé a trabajar regularmente con un grupo de cuerdas para ver cómo se desarrollaba mi enfoque, en lugar de seguir el modelo de un compositor escribiendo para un grupo separado de su ejecución. Además, quise crear un cuerpo de música que pudiera seguir expandiéndose a la manera en que una banda va expandiendo su repertorio a través del tiempo. Por lo tanto decidí que la instrumentación incluiría violín, viola, cello y contrabajo y que yo podría ser la violinista. Sentí que el agregado de un contrabajo podría darle a la música más flexibilidad y que resultaría más permeable a las influencias de la música folk, creando una línea de bajo, usando pizzicato contra las cuerdas con arcos, etc.  La idea se dirigía a escribir canciones para un ensamble clásico. Esto, de algún modo, no difiere mucho de lo que hago con Mary (Halvorson). Otra tremenda influencia en este grupo es Leonard Cohen, de ahí el nombre …No way to say Goodbye, que está tomado de una de sus letras. El tema que da título a On and Off con Mary Halvorson, también es una composición inspirada en Cohen. On and Off recibió influencias directas de su estilo. Traté de arpegiar los acordes en esa canción simulando lo que él podía hacer con su guitarra. La influencia de Cohen en ese cuerpo de trabajo no tiene que ver con querer sonar como él lo hace o crear canciones a su forma, sino con esa profunda e inexplicable sensación que obtengo al escuchar su música… Siento como si él me diera permiso para vivir fuera de este mundo. Es un sentimiento difícil de explicar en palabras, así que intenté recrear ese sentimiento en sonidos. También estoy evitando el uso de la tradicional estructura coro/verso tomando prestada su idea formal, más que la idea de composición en forma de sonata para cuarteto de cuerdas y, al mismo tiempo, tocando sobre diferentes enfoques sobre esa forma. En la medida que continúo componiendo para …No way to say goodbye, diferentes influencias e intereses van progresando en mi forma de componer de la misma manera que uno cambia inevitablemente con el tiempo. Recientemente Beethoven me volvió a visitar y  Angelo Badalamenti (compositor estadounidense que compuso la banda sonora de la película Terciopelo Azul y de la serie televisiva Twin Peaks) ha regresado también. Tengo terminadas ocho composiciones para …No Way to Say Goodbye y planeo continuar haciéndolo.

    ¿Cuál es el concepto detrás de Walking, Sleeping, Breathing?

    Comencé a trabajar en Walking, Sleeping, Breathing a fines de 2003. Estaba sola ese invierno, así que me pareció que tenía sentido componer música para un solista.  Walking fue la primera pieza que escribí y, una vez terminada, compuse una colección de piezas que ponían en relieve las funciones básicas para sobrevivir. En cierta medida, gran parte de mi música se inspira en la naturaleza y el orden natural de las cosas, sobre todo aquellos factores sobre los que no tenemos control. Estas piezas y Quotidian son buenos ejemplos de ello. Además fueron compuestas para ser ejecutadas por su autor, es decir yo (risas). Por esa época, tomé clases ocasionales con Leroy Jenkins. Mayormente estuvimos estudiando música solista. Aprendí sus piezas, las toqué para él e improvisamos juntos un montón. En el 2007 el sello de París Nowaki me manifestó su interés en editar algo mío, así que escribí Breathing para finalizar la serie. Breathing es lo más indefinido de la colección y en ese tema usé unos pedales de efectos que había adquirido en el 2006.

    ¿Cuáles son tus planes futuros?

    Braxton - PavonePlaneo continuar trabajando con ...No Way to Say Goodbye. Me gustaría escribir algunas pocas piezas más para ese grupo y tocar más con él, de manera que pueda seguir elevando su nivel.  Los temas aún se sienten como bebés. Una vez que maduren, me gustaría hacer un álbum y alguna gira con el grupo. Mary (Halvorson) y yo estamos terminando nuestro tercer disco como dúo y, si todo sale como está planeado, lo tendremos editado a principios de 2009. The Pavones está en el lugar preciso para grabar y voy a empezar a trabajar para que eso se concrete este verano. He estado interesada recientemente en la transcripción de algunas de las primeras composiciones de Sun Ra para big band y creo que lo aprendido puede filtrarse en lo que escriba para The Pavones.  Quiero invertir la mayor parte de este verano practicando, transcribiendo y, probablemente, tomando algunas lecciones.  He compuesto una gran cantidad de música desde el otoño y necesito mantenerme un tiempo fuera de eso para enfocarme en mi otra disciplina: tocar.

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Anterior: