Nina y el Lobo: Ninguna Caperucita

Lounge Bar – Buenos Aires
Martes 27 de mayo de 2008 – 21:00 hs.

Un día agotador. Largo. Sin exagerar, duró 43 horas. Por la luz que me alumbra. Y encima… se jugaba el difícil cuarto partido de Los Angeles Lakers con los Spurs de Ginobili. Pero algo nos empujó al Club Lounge, coqueto reducto de Reconquista al 900. Allí se presentaría una tal Nina Polverino, de quien teníamos infinitas referencias. Esto, si el infinito en teoría nos acercara a la nada. Lo cierto es que de la cantante no teníamos ninguna señal auditiva ni visual. Ya sé que existe el myspace, el youtube, el mirateoescuchatealgopuntocom, pero no soy muy amigo de estas cosas. Y de otras, tampoco. Pero sí presto mi amistad a lo nuevo, lo desconocido, siempre y cuando olfatee "algo".
A decir verdad, alguien me había hecho un comentario mínimo acerca de Nina Polverino. Y los músicos que la acompañarían… bueno… de lo mejor de la especie jazzera argentina. Así que dejamos grabando en Súper 8 el match Spurs – Lakers, alargamos el día a 46 horas y aquí estamos, en privilegiada ubicación, a punto de ingerir algo… que nunca llegó.
La agrupación, liderada por la cantante, se llama Nina y el lobo. Pero más que "un" lobo, hay varios. Y ellos son, ya que estamos, un quinteto NBA: Carto Brandán en batería, Jerónimo Carmona en contrabajo, Paula Shocrón en teclado y Juan Pablo Arredondo y Patricio Carpossi en guitarras eléctricas. La cantante, canta.

PolverinoLos músicos suben al escenario a las 21:55 hs. Luego de una intro liderada por Shocrón, Polverino ataca tímidamente con Not About Love, tema de Fiona Apple incluido en When the Pawn… Las guitarras rockean (¿bluesean?) y entonces la cantante ataca con fiereza. Un intenso pasaje instrumental comandado por Arredondo nos recuerda que estamos en presencia de músicos de jazz, aunque todos parecen haber sido invitados a una guerrilla. La potencia se acrecienta con las dos guitarras (bien) al frente y el arco de Carmona sobre las cuerdas del contrabajo. Brandán, lo de la guerrilla, parece que se lo tomó muy en serio. Polverino dice, tímidamente, gracias.

Polverino - CarpossiA continuación… ¿un reggae? Bueno… amaga. estamos en Wang Dang Doodle, que si bien es de Howlin' Wolf, la referencia aquí parece ser la versión de P.J. Harvey en The Peel Sessions 1991-2004. O sea, algo así como el cover de un cover. Un furibundo espíritu rocker atraviesa el escenario. Polverino ataca. No tiene un gran despliegue escénico ni anda haciendo aspavientos (frase habitual ésta en las traducciones de libros rusos del siglo 19). Pero la cantante interpreta y agrede. La sólida base respalda las sutilezas de Arredondo y el muy buen solo de Carpossi. Shocrón se dedica a disfrutar. Me rectifico: el solo de Carpossi no es muy bueno. Es algo (bastante) más. Arredondo empieza a llamarlos y todos comienzan a acudir. Sobre el caos sonoro, reaparece Polverino que susurra, enronquece y mete algún que otro -necesario- alarido. Carajolas. Parece que hay con qué…

Otro tema de la Harvey, The Pocket Knife, de Uh Huh Her. Los dos guitarristas empiezan a jugar. Una suerte de Carpo-Colo-tronics. Polverino alza su voz sobre un combo que rockea con un admirable grado de contención. Shocrón pone algo más que garra en su solo. El arreglo, impecable, en este caso invita al caos. Shocrón enloquece. Sus compañeros no la ayudan y es momento de decir que lo que viene desde el escenario es impresionante por donde se lo mire o escuche. Y van, apenas, 20 minutos de concierto.

Luego de aquel imperceptible "gracias", la líder toma la palabra nuevamente para presentar sobriamente a sus músicos. Nada más. De pronto, arremeten con Go.
El comienzo es como si al James Taylor Quartet (el del organista, no el del cantante) hubiese sido inyectado con altas dosis de Naked City. Irresistible desde el comienzo. Carpossi mete atractivos chiches en un furibundo rock que Carto Brandán comanda con maestría; y quien dice Brandán, dice Carmona. Polverino se sienta. Solo de Arredondo; estamos cerca y lo escuchamos cantar todas y cada una de las notas. No pifia ninguna. Carto querido… Carmona lo deja jugar solo un rato; pero cuando arremete, empiezo a temer por la solidez del edificio. Arredondo sigue con su dueto personal. En otra situación, estaríamos deseando que la cantante ni se meta. Pero le tenmos fe a Nina. Que sigue sentada y golpeándose la rodilla derecha. Y no reaparece. El tema finaliza así. Inesperadamente. Bárbara-mente.
A esta altura debo decir que tal vez estoy excesivamente entusiasmado, que estoy gratamente sorprendido y que seguramente el vivo disimule algunas fallas o desbordes de la vocalista. Pero me remito a lo visto y oído y la verdad es que la Polverino parece ser cosa muy seria.

Para la acústica Soon Forget, de Pearl Jam (álbum Binaural), quedan solamente Carto Brandán y Jerónimo Carmona. Eddie Vedder (líder de Pearl Jam) ofrece, tanto en estudio como en concierto, una versión en la que se acompaña con una guitarra acústica. Aquí, Polverino la interpreta con batería y contrabajo. Y entre ambos, forman una orquesta. La balada, menos festiva que en el original, no está exenta de solidez. Abrupto y sutil final.

En Rats, también de Pearl Jam (al igual que Go, del álbum Vs.), reaparece el team completo. El Colo Arredondo ataca como para que el batallón tire con munición pesada. La energía con la que canta Polverino hace que pensemos en varias cantantes… a la vez. Sí, todas juntas. Otra impecable intervención de Arredondo que no opaca lo que, por detrás y con sorpresa, ofrecen Brandán, Carmona y Carpossi. Polverino reaparece en una suerte de rap arrastrado que su voz, aniñada por momentos, dulcifica y aterroriza. Al mismo precio.
A continuación se produce una pequeña deliberación entre los músicos que desemboca en It's You, de PJ Harvey (también de Uh Huh Her). Arredondo hace sonar su guitarra como una acústica. La banda vuela, señores, camina sola. Y la Polverino es el verdadero instrumento líder que aparece cuando y como debe y que también sabe llamarse a silencio. Carpossi, aprovechando la placidez (y solidez) reinante, guerrillea con sutileza. Y de tanto pedir pista, se la dan. Y lo bien que han hecho…

Vuelve a hablar la cantante. Sí, acertaron: para presentar otra vez a los músicos. Bueno… si lo que arrancó es lo que creo… el arreglo es tremendo. Lo están haciendo bolsa y la Polverino (afortunadamente) no ayuda. Extraordinary Machine, del álbum homónimo de Fiona Apple, tiene aquí una versión que será muy, muy difícil de superar. La original, con orquesta de cuerdas. Aquí, con los sicarios en su salsa. Luego del lujurioso dislate inicial, el tema se ha transformado, lúdicamente, en un tema de jazz hecho y derecho… y hecho pelota, como corresponde y (me) gusta. Ritmo de (casi) Marching Band. Qué lo parió…

El bis fue elegido por consenso. Es una balada. La cosa estaba entre Love Ridden o Paperbag, ambas de Apple. Por como pinta, es Love Ridden, de When the Pawn… Nos dimos cuenta por varios motivos: por cierto acorde en el teclado, el singular juego armónico de las guitarras, la sutileza del contrabajo, las escobillas de Brandán… pero, más que todo esto, porque lo primero que canta Polverino es "Love ridden…"
Versión arrastrada, triste, desgarradora. Y cuando el tema lo requiere, aparecen las disonancias, pero contenidas. Carpossi realiza un sentido solo acorde al clima imperante. Polverino canta sin esfuerzo pero con dolor. Y todo sigue sonando tan serio, tan sólido, que es una lástima que… final.
Poco más de una hora de concierto.

Insisto en que, tal vez, la calentura del vivo haya ocultado algunas cuestiones a corregir, a enderezar. Pero también insisto en que la propuesta de Nina y el lobo es original (a pesar de no contar con material ídem) y resulta seria, sólida, potente.
Nina Polverino, sobre el escenario, mantiene una actitud ascética, de bajísimo perfil, haciendo lo que tiene que hacer sin recurrir a poses forzadas o a actitudes tribuneras.
No obstante, destila una fuerte personalidad que nos hace pensar que, aunque rodeada de lobos, no es ninguna caperucita.

Marcelo Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *