John McLaughlin & Chick Corea Five Peace Band: 5 porciones

Royce Hall – Los Angeles (U.S.A.)
Jueves 19 de marzo de 2009 – 20:00 hs.

Las carreras musicales del pianista Chick Corea y el guitarrista John McLaughlin, aun cuando ofrecen algunas similitudes, expresan entre sí notorias diferencias. Chick Corea es considerado un ícono de la música de las últimas décadas tanto como un virtuoso en el dominio técnico de su instrumento y ha sido venerado por público, críticos y colegas. En cambio John McLaughlin… también. Corea, a fines de los sesenta, integró la banda de Miles Davis a partir de la cual germinó la corriente llamada jazz-rock, McLaughlin… también. Corea lideró en los setenta una de las agrupaciones que más contribuyeron al desarrollo de ese género musical: Return to Forever. Mientras que McLaughlin hizo lo propio pero con la Mahavishnu Orchestra.
En años posteriores, la carrera de Corea se orientó a fusionar el jazz con otras músicas del mundo, como el flamenco y la música afro-cubana. Por el contrario, McLaughlin durante ese tiempo experimentó en formas musicales que posibilitaron la fusión entre el jazz y otras músicas del mundo. ¡Otras, no las mismas!
Corea me cae muy bien, su actualidad musical un poco menos.
McLaughlin igual.

A estas alturas, le suplico que me crea que hay diferencias entre ambos. Corea tiene intereses espirituales y filosóficos que se manifiestan en la práctica de la cienciología, a diferencia de McLaughlin que también tiene intereses espirituales y filosóficos pero practica el hinduismo y la meditación yoga.
En definitiva, no sólo hay notorias diferencias entre Corea y McLaughlin sino que, además, no son la misma persona. Una prueba de ello es que el pianista estadounidense Armando Anthony “Chick” Corea nació en la ciudad de Chelsea, Massachusetts el 12 de Junio de 1941. En cambio John McLaughlin… también nació, pero un 4 de enero de 1942 en Yorkshire, Inglaterra.
Lo concreto es que años después, para ser más precisos en la segunda mitad de 2008, John McLaughlin y Chick Corea decidieron -para alegría de grandes y chicos- emprender en compañía del bajista Christian McBride, el baterista Vinnie Colaiuta y el saxofonista Kenny Garrett, una extensa gira mundial como quinteto bajo la denominación Five Peace Band.
De la primera parte del tour, llevado a cabo en Europa y Japón, emergería un álbum doble grabado en vivo (de reciente edición) con el imaginativo titulo de Five Peace Band Live. En 2009 el grupo continúo su serie de presentaciones en América del Norte incluyendo una actuación en el prestigioso Royce Hall de la ciudad de Los Angeles a la cual tuvimos el privilegio de asistir.

Tratándose de dos leyendas como McLaughlin y Corea decidimos enviar para la cobertura del show también a dos… A dos. A dos: Oriolo y Guibaudo.
– ¿Cómo le va Oriolo?
– Hasta que me encontré con usted Guibaudo… bien.
– Esta noche tengo una cita de honor y quiero que me acompañe. Nada menos que (y espero que sepa de qué estoy hablando) Five Peace Band
– ¿Pizza y faina? ¡Claro que sé! La pizza apareció por primera vez en el pueblo italiano de Penne D’Abruzzo… menos mal que no le pusieron el nombre del pueblo, ¿no? Convengamos que no sería lo mismo comer una porción de pizza que una porción de penne. Aunque hay algunos que… ¡y no sólo una porción! Esteee… la pizza con fainá es rica… Pero engorda… ¡Bah! El que engorda es el que la come…
– ¡Afloje un poco, Oriolo ! Dije: Five Peace Band. Está en inglés. Band es banda, five se pronuncia “faiv” y es el número cinco y peace se pronuncia “pis” y es…
– Ya sé lo que es el pis… ¿Pero cinco no será mucho?¿Por qué no se hace revisar la próstata? Mire que a cierta edad se inflama y usted hace mucho tiempo que tuvo “cierta edad”… Si se inflama la vejiga y tiene urgencia por orinar puede ser una hipertrofia benigna o prostatismo o algo más grave aún… ¿Usted nació en Julio?
– No, soy de marzo. ¿Por qué?
– Menos mal, entonces no es cáncer… Aunque si es de marzoooo… es piscis. ¡Lógico! Uno solo es pis… si son cinco es piscis.
– ¡Bueno basta! ¿Va a venir conmigo o no?
– Está bien, acepto… Yo venir conmigo.
Ya estamos ubicados en el elegante Royce Hall, esta noche a sala llena.

El concierto abre con el agitado jazz fusión de Raju, tema de John McLaughlin con entregas previas incluidas en la edición en formato digital de 4th Dimension Live de 2007 y en el álbum Floating Point de 2008. Una relectura convincente y precisa, que no difirió en demasía con las versiones ya conocidas y en la que no abundaron las sorpresas. Las enérgicas líneas del bajo eléctrico de McBride y la batería de Colaiuta coquetearon con solvencia entre el tipo de compás cuaternario propio del rock y modos típicamente jazzísticos. Mientras que los solos de Garrett, Corea y McLaughlin, como es habitual en él genero de fusión, ocuparon un papel de relevancia capital y tuvieron como único destino aparente obtener el aplauso del público. Y lo lograron.

– Oriolo, el solo hecho de ver reunidos por primera vez en un mismo escenario a John McLaughlin y Chick Corea me llena de emoción…
– Usted es un “analfabestia”, Guibaudo. McLaughlin y Corea formaron parte de la banda de Miles Davis que dio origen al género de jazz rock. Ambos participaron en los álbumes de Davis, In a Silent Way de 1969 y Bitches Brew de 1970. Corea dejó la banda pero McLaughlin siguió en ella y eso está debidamente documentado en Live Evil de 1970, A Tribute to Jack Johnson de 1971, On the Corner y Big Fun de 1972 y 1974 respectivamente. En 1985 colaboró con Davis en You’re Under Arrest y también en Aura de 1989. Claro que Corea estuvo en el álbum de Davis Live at the Filmore East de 1970 en donde no participó McLaughlin. Además, eso de que “no compartieron un escenario” es otro gesto inequívoco de su ignorancia. En 1981 hicieron una serie de presentaciones como dúo y algunas de esas presentaciones están registradas en el box set de McLaughlin “Montreaux Concert”, asimismo compartieron escena en el último concierto de Miles Davis y recientemente ambos colaboraron en el álbum Miles from India… Si quiere más tengo bibliografía, eh…
– Usted es una caja de sorpresas, Oriolo. Jamás me hubiera imaginado que sabía leer.

La engañosa sencillez de la balada de Chick Corea, The Disguise, es adornada con meticulosa exactitud por detenciones armónicas y abruptos cambios de dirección a través de los que fluyen las líneas en stacatto provenientes de la guitarra de McLaughlin y una asombrosa intervención de Garrett más próxima al visceral espíritu de Albert Ayler y Rashaan Roland Kirk que a los clichés del genero de fusión.

Siguen con una versión de New Blues Old Bruise, tema de McLaughlin que en origen formara parte del álbum Industrial Zen de 2006. Una sugestiva aproximación al blues mediante un riff en 3/4 que propicia un elegante solo del guitarrista duplicado nota a nota por el piano eléctrico de Corea y posteriormente rematado con una emotiva intervención en saxo a cargo de Kenny Garrett que, a la postre, lo haría acreedor a la mayor ovación de la noche.
Un simpático dueto entre McLaughlin y Corea desemboca en otro tema de Industrial Zen: Señor CS. Una apresurada revisión de los principios inherentes al latin-jazz y con un fuerte apego a trilladas estructuras armónicas de impacto directo. Nada nuevo.

– ¿Qué opina del concierto, Guibaudo?
– Mire Oriolo… hasta aquí, sin lugar a dudas, fue una integérrima ostentación ontológica de enrevesada hegemonía técnica que desde su exordio endosó el docto paroxismo del ego exacerbado en simetría con un atisbo peripatético de los axiomas contenidos en la exotérica perspectiva de lo insubstancial.
– Clarísimo, pero… ¿por qué me habla en inglés? Bueno, igual hasta donde pude entender, estamos totalmente de acuerdo… A mí también me aburrió bastante. Y si lo prefiere a su manera, se lo digo en inglés: “Mí aburrir too much”. Mí se pronuncia “mi” y quiere decir me. Aburrir es lo mismo que en castellano y too much se pronuncia “tu macho” y quiere decir… eh… ¡me aburrió bastante, macho!

El tema de Corea Hymn to Andromeda nos lleva de regreso a los setenta. De hecho, esta composición podría integrarse naturalmente en alguno de los primeros álbumes de Return to Forever. Corea aprovecha el contexto para recorrer en detalle su arsenal de teclados, McLaughlin y Colaiuta acompañan con solvencia, McBride sobresale en contrabajo con arco y Garrett, que a estas alturas se robó el show, asume la responsabilidad de ofrecer su solo una vez obtenido el clímax armónico.
Para concluir hacen Dr. Jackie, clásico de Jackie McLean que integrara el álbum de Miles Davis de 1958 Milestones, en versión tan impactante como alejada al espíritu del original. Ovación a tono con las circunstancias; o sea, una ovación como tantas otras.
La banda regresa para unificar de manera rutinaria In a Silent Way de Joe Zawinul y It’s About that Time de Miles Davis, temas provenientes de In a Silent Way, álbum que reuniera por primera vez a Corea y McLaughlin, allá por 1969. Ahora sí, final.

– Oriolo, en agradecimiento a que me acompañó lo voy a invitar a cenar… Conozco una pizzería que está por aquí cerca…
– ¿Pizza!? Discúlpeme Guibaudo, pero yo paso. Hoy comí cinco porciones y estoy que reviento…
– Qué raro, ¿no? Porque la pizza no hace mal. A lo mejor la masa no estaba fresca…
– Ahora que lo pienso bien, esas porciones tenían un gustito rancio…

Sergio Piccirilli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *