• Malaby/Sánchez/Rainey: Alive In Brooklyn Vol 2

    Ventriloquism, The Other Ear, L’avenir, Pincherama.

    Músicos: Tony Malaby: saxo tenor Angélica Sánchez: piano eléctrico Tom Rainey: batería Sarama Records, 2005 Calificación: Dáme dos (para tener más chances…)

    En primer lugar acabemos con Socrates de una vez. Porque estoy harto de este invento que no saber nada es un signo de sabiduría (Isaac Asimov).

    No sé qué decir de este disco. Tengo sensaciones encontradas (o mejor dicho desencontradas). Acceder a él, es durísimo. Traté de refugiarme en la literatura en busca de respuestas.

    Leí el anuario del álbum El Tony y la colección completa de la revista Anteojito y nada.

    Intenté con Los teritos de tercero y nada. Pasé al Manual del Alumno Bonaerense de cuarto grado y nada.

    Estaba dispuesto a abandonar hasta que leí una frase de Luigi Pirandello incluida en un viejo número de la revista Para ti:

    El hombre siempre está dispuesto a negar aquéllo que no comprende. 

    Ese desafío me brindó las fuerzas necesarias para seguir adelante y en un mismo acto intentar explicarle, y sobre todo explicarme, este disco.

    Este trío está integrado por el matrimonio entre Angélica Sánchez y Tony Malaby… ¿Qué tal? ¿Matrimonio de tres? ¡No!

    Dije trío con un matrimonio. Se está confundiendo todo. Mejor cambiemos de tema. Este disco se llama Alive in Brooklyn volume 2. ¿O sea que hay un volumen 1? ¿Habrá un volumen 3, entonces? Otra vez se está confundiendo todo y por culpa de los números…

    No era de esperar otra cosa existiendo un matrimonio implicado en la situación…

    Después de todo, el matrimonio es una simple ecuación matemática: Suma de afectos. Resta de libertades. Multiplicación de responsabilidades. Y, finalmente, división de bienes.

    Les parece una definicion muy pesimista? Si supieran entonces lo que dice un amigo…(Matrimonio? Una virgen menos!)

    Tony Malaby nació en Tucson pero desarrolló la mayor parte de su carrera en New York. Ha sido miembro de notables proyectos grupales: la Paul Motian’s Electric Bebop Band, Mark Helias’ Open Loose, el Fred Hersch Ensamble, la Tim Berne’s Quicksand y la lista sigue hasta el infinito con Mark Dresser, Mario Pavone, Bobby Previte, Tom Varner, Marty Ehrlich… es hora de empezar a sospechar de este tipo, ¿no? Sabino, su debut como solista, no hizo más que acrecentar las sospechas. Y siguieron Adobe y Apparitions.

    El tipo es sumamente peligroso.

    Angelica Sanchez también nacio en Arizona pero en la ciudad de Phoenix y allí permaneció hasta graduarse en la Universidad Estatal. Más tarde se mudaría a New York y… siguen las sospechas… tocó con Mario Pavone, Tim Berne, George Schuller, Michael Sarin, Ben Monder. Su álbum Mirror Me es un disco infaltable en la cartera de la dama y el bolsillo del caballero.

    Y por si fuera poco…

    Tenemos a Tom Rainey, que es californiano pero… ¿adivinen? ¡Se fue a New York! (¿qué regalan ahí?)

    Para hacer un listado de la gente con la que tocó, grabó y/o colaboró resultaría mucho más sencillo tomar la guía telefónica y hacer una transcripción textual.

    Adivinanza: ¿Qué hace Rainey en medio del matrimonio Sánchez-Malaby? Respuesta: se hace el Tom-to.

    Disculpen el chascarrillo, no puedo ocultar las influencias recibidas de Golo.

    Alive in Brooklyn Vol 2 fue grabado en vivo en Barbes, Brooklyn el 19 y 20 de agosto de 2004… este disco está dedicado al hijo de la pareja que integran Angélica Sánchez, Tony Malaby y Tom Rainey… toca la batería.

    Desde el tema de apertura,Ventriloquism, nos damos cuenta de que la cosa no va a ser sencilla. Una combinación de música de cámara improvisada y free jazz en las que existe un desarrollo lento y anárquico en el que se elude todo atisbo narrativo. Como dicen Les Luthiers: Música de cámara… de cámara lenta.

    The other ear es una superposición de duetos que arranca con saxo y batería, sigue con piano y percusión y cierra con piano y saxo.

    L’avenir continúa el proceso desestructurante a nivel compositivo y la estocada final llega con Pincherama, con su hipnótica y cerebral construcción melódica.

    El disco tiene cuatro temas. Pudo tener 58 ó 1 (¿ninguno tal vez?).

    Como dato es irrelevante, ya que cada pasaje es como la pincelada en un mismo cuadro y en donde la visión panorámica de la obra terminada le corresponde a uno mismo. Al fin de cuentas, el arte genuino es aquél que nos invita a la contemplación y nos lleva a entrar en nosotros mismos.

    Allí estoy. Cuando logre salir, les cuento algo más…

    Sergio Piccirilli.

    Notas Relacionadas o de Interés: