Rodrigo Domínguez

¿Cómo ves a la distancia la irrupción del Quinteto Urbano?

Quinteto Urbano(Largo silencio) Me parece que… el Quinteto Urbano apareció en un momento en el que un poco se armó lo que es hoy la escena del jazz de acá. Fue un comienzo después de todos esos años en los que no había nada. Igualmente, antes del Quinteto hubo algo interesante que fue una Cooperativa de Músicos que alquiló un local en San Telmo donde se hacían preentaciones de grupos y después había jams. Y ése fue un lugar en el que nos conocimos varios. Ahí, por ejemplo, lo conocí a Juan Cruz (de Urquiza). Yo en esa época estaba al mango e iba siempre. Estaba Norris, Javier Cohen, Armando Alonso, Carlos (Lastra), Pepi (Taveira), un montón de músicos con los que en ese momento yo deseaba tocar algún día. Yo después toqué bastante tiempo en el quinteto de Juan Cruz y se dio lo del Quinteto Urbano en forma paralela a algunas cosas que yo estaba haciendo por mi cuenta. En realidad nació como una idea de Juan Cruz, que nos juntáramos todas las semanas y desarrolláramos algo en base a eso, la continuidad. A mí me parece que encajó justo en el lugar justo. El grupo para mí fue una experiencia increíble. Yo al lado de Juan Cruz y de Oscar… me tuve que poner a laburar mucho para no desentonar y sentir que estaba en condiciones de formar parte del proyecto e, incluso, aportando cosas que estuvieran a la altura del Quinteto. Que como grupo era buenísimo, nos divertíamos mucho y hoy día nos juntamos para tocar en diversas situaciones…

Te lo preguntaba además porque Juan Cruz (de Urquiza) en una ocasión me comentaba que sentía que el grupo merecía otro tipo de reconocimiento.

Yo coincido. De todas maneras, no sé si es algo que se pueda reclamar. Es lo que hay. Lo que más rescato es la influencia que tuvo para mi música y con lo que yo hago. Y para mí, ya está. La influencia que tuvo hacia afuera… no sé… el tiempo dirá. Pero es muy difícil verlo desde adentro. Lo que sí puedo decirte es que tipos como Jerónimo (Carmona) siempre iba a vernos. Y estamos hablando de alguien que ahora es uno de los principales contrabajistas de la escena. Y como él, varios. Lo que a mí me pasó con Lastra o el Mono Fontana, a un grupo de músicos le pasó con el Quinteto Urbano. Como había más gente y esa gente ahora está tocando, me parece que la influencia pasa por ahí. De todos modos hay que tener en cuenta que no había tanta gente como ahora. Alguien que influencie hoy a los que vienen, va a encontrar eco en muchas más personas.

Como una proyección logarítmica

Claro… algo así… y es que funciona de esa manera. Pero no me preocupa mucho el tema del reconocimiento. Me da un poco de lástima que uno de los motivos de la disolución del grupo fue haber llegado a un techo a nivel laburo y no a nivel creativo. Nos encontramos ante la imposibilidad de tocar en lugares nuevos, de salir al exterior e incluso al interior, como una cuestión que tiene que ser natural. Porque necesitás que lo que hacés circule, que entre guita, que no esté tan divorciada la cuestión artística de lo laboral. Y el techo lo encontramos muy rápido. Igualmente creo que la responsabilidad fue nuestra, porque aunque las circunstancias no eran las más apropiadas, seguramente nosotros no hicimos algunas cosas que debíamos haber hecho; teníamos un manager que, a pesar de todos sus esfuerzos, estaba aprendiendo con nosotros y, tal vez, con alguien más profesional podríamos haber llegado un poco más lejos… son cosas que pienso… tampoco tengo la certeza… porque con otra gente tal vez no llegábamos ni a la esquina, pero las circunstancias hacen los ciclos, así que está bien…

Vos tenés hasta el momento un solo disco como líder, Tonal, que grabaste sin bajo y con órgano y batería. ¿Por qué?

En ese momento me gustó eso. Partiendo de la base que el trío para mí es "la" formación. La cominicación entre tres genera algo especial.

¿Cualquier trío?

Sí, la formación, el triángulo. Antes del Quinteto Urbano teníamos un trío con Oscar Giunta y Guillermo Delgado. Y la primera vez que el Quinteto Urbano tocó fue cuando teníamos ese trío y Juan Cruz (de Urquiza) y Diego (Schissi) fueron como invitados. Y en el momento del disco, Ernesto (Jodos) estaba entusiasmado con el órgano y yo me copé con la sonoridad, por lo que se dio de una forma muy natural…

Hace un tiempito me comentaste que estabas en varios proyectos simultáneos: Luis, "…" y algún otro que no me acuerdo…

Puntos suspensivos ("…") también era un trío que teníamos con Sergio (Verdinelli) y Jerónimo (Carmona) con el que estuvimos tocando hasta el año pasado. Grabamos un disco en estudio y también un concierto. Eso está ahí, la música está buena y en algún momento me gustaría editarlo. El proyecto de la música de Luis (Spinetta) se llama Soy sauce. Ya grabamos y está bastante cerca de editarse, calculo que este año. En el disco están Carto Brandán, Jerónimo Carmona y el Colo Arredondo. Ernesto (Jodos) toca en un par de temas.

SpinettaY el proyecto se basa exclusivamente en composiciones de Spinetta.

Exacto.

¿De algún período en especial?

No, cosas que a mí me gustaron.

¿Por ejemplo?

(Abre un archivo de su computadora y me lo muestra; leemos: Asilo en tu corazón, Cementerio club, Era de Uranio, Por -dos versiones-, La melodía es en tu alma, Parvas, Seguir viviendo sin tu amor y Wendolin)
Pensé que ibas a ir más por el lado de Kamikaze o Alma de diamante…

Había muchos más temas y había algo de esa época, pero yo estuve tocando encima de sus discos como intentando apoderarme de su expresividad al cantar, con el saxo. Ya en la época del QU hablamos con Juan Cruz (de Urquiza) y con Diego (Schissi) de hacer temas de otra gente que realmente nos gustara y yo, inmediatamente, pensé en Spinetta. Cuando estaba haciendo este trabajo me di cuenta de que había un espacio para la improvisación tremendo. También me pasó que para muchos temas que me gustan no les encontré un arreglo que me conformara. Y a otros les cambié un poco la forma porque algunos temas de Luis (Spinetta) tienen muy arraigada la cuestión de la canción y dificultaba la improvisación. Hubo que ver qué cosas funcionaban mejor y cuáles no.

Del movimiento actual, ¿a quién ves perfilado como un Spinetta… del jazz?

Uhhhh… (risas)

La respuesta puede ser "a ninguno"…

¿Spinetta del jazz? Me parece que hay varias personalidades interesantes e influyentes; pero no veo una personalidad así, muy fuerte, que se lleve todo. No lo veo… Sí veo gente que está profundamente metida en algo personal que está buenísimo. Y que en la medida que esto siga creciendo… porque no hay que perder de vista la perspectiva… esto es muy chiquito aún; está bárbaro lo que está pasando pero es diminuto. Todavía no nos enfrentamos con las cuestiones de un ambiente más grande. Estamos con una cabeza y con una escena real muy pequeña. Se está agrandando, eso sí. Y también es un signo de los tiempos. Ya "el" líder… no sé… hay mucha data dando vueltas…  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *