Rodrigo Domínguez

¿Será que hoy cuesta más ser creativo?

No, no creo. También llega un punto, acá en la Argentina, que (al menos es lo que estoy sintiendo) se hace difícil no la creatividad sino la concreción de esa creatividad. A veces estoy demasiado tiempo ocupado en cómo ganarme la vida…

Dejar de pensar con el estómago para poedr hacerlo con la cabeza…

Tal cual, es algo así… Es una cuestión incómoda que se da en todo el mundo pero… hay otras cosas. Yo estuve en New York en el '98 y tomé unas clases con Chris Cheek y él, que ya era bastante conocido y respetado, compartía un departamentito de dos ambientes.

¿Vos querés decir que los músicos de acá no están dispuestos a esos sacrificios en pos de realizarse o que ni siquiera así es posible?

En parte, ni así. No hay forma de que vos puedas, laburando de cualquier cosa, alquilar un lugar donde vivir. La falta de posibilidades también achica el horizonte creativo. Yo trato de no pensar "a pesar de cómo estamos, mirá lo que podemos hacer". No, prefiero la idea de que el entorno nos lleva adonde estamos. Y en mi caso esas cosas me consumen más energía mental de la que quisiera; y a muchos músicos de mi generación les pasa lo mismo. En especial a gente que tiene familia… sostener una situación así es complicado. Hay algunos casos paradigmáticos como el de Juan Cruz que tiene cinco pibes y que logró mantenerse sin transformarse en un "laburante de la música" a cualquier precio. Hubo muchos músicos de jazz que frenaron su evolución por ese motivo. Y en el tango pasa bastante también.

Además de los proyectos que mencionaste, ¿andás en algún otro?

Bueno, Soy sauce se grabó y ahora está en stand by. Hace casi un año que está… a ver… como que con la grabación se cerró una etapa. Yo hice otras cosas… armé un cuarteto con Carmona, Arredondo y Verdinelli con el que hacemos música mía. Ya tocamos algunas veces y seguramente grabaremos, pero no siento una presión con eso.

¿Por qué creés que el jazz, más que nada últimamente, ha requerido o necesitado de otros estilos? Hay maneras distintas de verlo: o es un estilo tan grande que todo le calza o es insuficiente y necesita ayuda.

Puede verse de las dos maneras. En realidad me parece que la clave es la gente que lo hace. Vos no lo ves a Sonny Rollins tocando Radiohead. Pasa con gente que ha sido educada y criada en un ambiente en donde se escuchaban esas cosas…

Pero Miles Davis hizo algún tema de Michael Jackson…

Es verdad… es verdad… Pero a Miles lo podés poner en un costadito… del universo… (risas). Porque él siempre estaba buscando cosas; de todos modos, también se puede pensar que el jazz-rock viene justamente de lo que esos músicos escuchaban. Los creativos creo que no están cerrados a un estilo, así que si escuchás algo de otra cosa que te calienta…

Pero es mucho más notorio en el jazz que en otros estilos… y es más… hay otros estilos que incorporan elementos del jazz… acá ha pasado con el tango y el folclore…

Sí… sí… un poco lateralmente…

De acuerdo, pero muchos músicos del tango y del pop han convocado a músicos de jazz para arreglos, algún solo… y hasta se atreven a interpretar alguna composición ellingtoniana…

Sí… igual… también un poco lateralmente… como confites…

Arrebatos espasmódicos…

En el jazz creo que es un poco más estructural. En principio creo que la influencia de la música popular es innegable. Yo, sin ir más lejos, me acuerdo de la música de BJ (risas)

Yo te iba a decir Dinastía…

BJUna vez hicimos una tocada de improvisación libre con Jerónimo Carmona y el Colo Arredondo. Y vino un amigo mio que siempre me insistía con que tocara el tema de BJ. Y el pibe estaba ahí y me puse a joder con la melodía y el Colo se lo acordaba y salió. Esto tal vez explique un poco por qué el jazz puede absorber todo eso… porque en el jazz se puede improvisar sobre cualquier cosa. Te puede servir como trampolín. A mí hay algo que me interesa mucho en la improvisación que es más abstracta. Además de los proyectos que te mencioné, estoy armando un ensamble para laburar y desarrollar cosas de improvisación libre; elementos que vengo utilizando en mi música hace un tiempo y quiero trabajarlos para que tengan un marco más definido. No sé en qué va a terminar esto, pero la idea se me potenció en Brasil, donde estuve hace poco. Ahí me contacté con un saxofonista que, para su graduación, hizo un trabajo sobre unas cuestiones rítmicas de un músico brasilero que se llama Eduardo Gramani, que desarrolló una forma alternativa de pensar el ritmo; este pibe desarrolló un trabajo que incluyó un libro, un modelo de clínica y workshop y composiciones; un laburo enfocado desde ese lado. Y me gustó esa forma de trabajar, con un eje definido. De a poco estoy volcando esas cosas por escrito y también llevándolas a la práctica.

Vos sabés que en el ambiente sos muy requerido y también muy re-querido. Mariano Otero dijo algo así como que al escucharte recibe la luz que necesita (sonríe). Al margen de sentirte un empleado de S.E.G.B.A. (risas), ¿qué te produce al menos intuir que a alguna gente le estás moviendo cosas?

OteroMirá… en el caso de Mariano (Otero)… tenemos una conexión muy fuerte; él es una persona que saca de todos lados en beneficio de su creatividad. Es como una esponja y además está buenísimo lo que hace. Pero… (piensa, mucho) la verdad que no sé muy bien qué decirte… me encanta servirle a la gente que me gusta cómo toca. A veces me cuesta comprender por qué alguien a quien volví loco con los horarios, que por ahí llegué tarde a algún ensayo… me llame para tocar… y me parece que tiene que ver con que a mí me encanta involucrarme en la música de otra gente. Y que tengo una forma de tocar una melodía específica que no es más ni menos que como la toco yo… y parece que eso les gusta… como si tuviera la facilidad de entender lo que otros pretenden que haga. Lo veo un poco por ahí.

Y vos, ¿qué requisitos te ponés a la hora de ir a laburar con alguien o no?

En general se trata de músicos que me gusta cómo tocan… si no, me aburro. También hay etapas, porque a veces le digo no a proyectos que me interesan porque estoy involucrado en cosas mías, pero generalmente me hago un lugar. Porque además me mantiene activo.

¿Y no se te arma lío?

Sí… más que nada con el tiempo. Pero en la cabeza, no. El esfuerzo está en el momento de hacerlo. Los proyectos, una vez que conozco la música, me llevan poco tiempo en casa. Lo que tengo que hacer es poner todo en los ensayos y los shows para hacerla funcionar y tratar de que cada vez suene más real y con más entidad. Descubrir dónde está la cosa viva en cada música… y sacarla. De eso se trata.

http://www.myspace.com/rodrigodominguez

Marcelo Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *