• Joe Zawinul: Brown Street

    Disco 1: Brown Street, In a Silent Way, Fast City, Badia / Boogie Woogie Waltz, Black Market
    Disco 2: March of the Lost Children, A Remark You Made, Night Passage, Procession, Carnavalito


    Músicos:
    Joe Zawinul: teclados
    Alex Acuña: percusión
    Víctor Bailey: bajo
    Nathaniel Townsley: batería
    Vince Mendoza: arreglos
    WDR Big Band

    BirdJam, 2007

    Calificación: Sinuoso

    Cuando se comenta el disco de una figura consumada, de un ícono, de un consagrado como Joe Zawinul, corresponde plantearse cuáles son los elementos apropiados a considerar.
    En ese tránsito me pregunto: ¿Se analiza el objeto que motiva el análisis o la totalidad de la obra del artista? ¿Nos basamos en su núcleo creativo o en el contexto? ¿Se juzga la causalidad, el nivel de graduación alcohólica del artista, la cantidad de hijos que tuvo o su peinado?
    Bueno, si fuera el peinado… Zawinul estaría en problemas.
    Brown Street es un disco doble en vivo grabado en el Birdland de Viena, que reúne en un espacio común a Joe Zawinul, ex-integrantes de Weather Report como Alex Acuña y Victor Bailey, a Nathaniel Townsley de Zawinul Syndicate, a la WDR Big Band y al arreglador Vince Mendoza. Todos juntitos y de la mano para recrear viejos temas, en su mayoría provenientes de la época de oro de Weather Report.
    Pero… ¿cuál fue o es la verdadera intención de este álbum?

    Los musicólogos usualmente recomiendan que para abordar un enfoque ecuánime, habría que establecer primero una ontología de los objetos posibles de la intención. Pero a su vez señalan que esa ontología presenta dos límites fenomenológicos: uno descriptivo y otro de efecto. Incluso en su derroche verborrágico, los expertos citan argumentos ejemplificadores que evitaré transmitir porque es poco probable que usted llegue a entenderlos (en mi caso no es probable, es definitivo).
    En su lugar utilizaré una adaptación libre pero igualmente ilustrativa.
    Ejemplo descriptivo: Uno no dice “voy a agarrar una estructura de protones, neutrones y electrones y estirando tales músculos y tendones dividiré esas células”. Dice “Tomaré ese garrote y te partiré el cráneo”.
    En términos de intencionalidad de una obra musical, equivale a decir que la descripción debe eludir un enfoque estructural microscópico. Espero que el ejemplo haya sido claro (recuerde que tengo el garrote).
    El segundo límite de las intenciones está dado por el trasfondo de nuestras capacidades.
    Ejemplo: Cuando uno aprende a usar un hacha, primero piensa en ubicar el filo del lado apropiado, mover los brazos de una forma determinada, la exactitud del golpe, etc. Pero una vez incorporado el conocimiento, sólo se tiene la intención de…¡Zas!
    En este caso el ejemplo nos enseña a apropiarnos del análisis a través de una mecánica ya adquirida y que no requiera procesamientos.
    Trasladando el concepto y respondiendo a los interrogantes iniciales, parece ser que el análisis apropiado de este álbum solo depende de seguir las intenciones manifestadas por Zawinul sin perder de vista las limitaciones señaladas. Con ciertas precauciones, claro está.
    No sólo conservo el garrote sino que además soy experto con el hacha.

    La intención original de Zawinul en Brown Street parece ser recrear una etapa determinada de su propia obra expresándola en un contexto diferente. Sobre este punto en particular, el licenciado Yoko Nozco dijo: “Una obra debe respetarse, no por una presunta obligación moral, sino porque de lo contrario se estaría ejecutando otra obra diferente”.
    Sin embargo, la intención original de la obra pude incumplirse si es posible su sustitución sin alterar su esencia o si existe un medio que permita su interpretación de un modo superador. Veamos si aquí se cumplen algunos de esos preceptos, ya sean sustitutivos o superadores…
    Brown Street
    inicia con una versión del tema que da titulo a este álbum. En origen, Brown Street fue una de las composiciones grabadas en estudio que incluyera 8:30, disco en vivo de Weather Report editado en 1979. Sobre una intro en percusión y teclados que respeta los códigos del original, se agregan las texturas que aporta la WDR Big Band. Los solos de saxo y guitarra son correctos. En realidad, todo es correcto. Demasiado correcto. Sospechosamente correcto. Casi incorrecto.

    En 1969, Zawinul compuso In a Silent Way, tema que sirviera para titular el disco que marcó el debut de Miles Davis en el campo eléctrico. Posteriormente fue incluido en el álbum solista Joe Zawinul de 1970. Desde ese entonces formó parte del repertorio de Weather Report aunque no fue incorporado en ninguno de los discos de la banda sino hasta el 2006. Año en que se produjo el lanzamiento de una caja que recopila la obra de Weather Report bajo el título de Forecast Tomorrow (en origen la banda se llamó Weather Forecast). La versión incluida en Brown Street es totalmente diferente a las anteriores y ese logro le pertenece al arreglista Vince Mendoza. Con esfuerzo adapta la hermosa composición de Zawinul hasta trasformarla en la banda de sonido ideal  para una película de Disney. De repente me surgen ganas de salir a dividir células con mi estructura de protones, neutrones y electrones.

    Siguen con Fast City del álbum de 1980 Night Passage. En el balance final, esta vigorosa versión será lo más logrado del disco. Con un pasaje a todo swing que incluye un muy buen solo de trompeta a cargo de John Marshall y una demoledora intervención de Zawinul.
    A continuación nos encontramos con un medley de dos clásicos de Weather Report, Badia y Boogie Woogie Waltz. La WDR Big Band le otorga a esta versión un carácter épico y fastuoso ajeno al original. Muy ajeno, casi impropio. El cierre del primer disco será con un trémulo enfoque de Black Market. Estaría bien si es que no existiera la versión de Weather Report. Aquí el bajo de Victor Bailey se adjudica un rol predominante al asumir el papel que protagonizara Pastorius. Bailey es un gran bajista y no tiene nada que envidarle a Jaco. Al menos está vivo. Después de escuchar el primero de los dos discos que integran Brown Street, me surge un interrogante insoslayable: ¿estará afilada el hacha?
    Pero no se vayan que ahora llega lo peor…. March of the Lost Children rinde homenaje a las grandes orquestas (¡?) Caravelli, Frank Pourcel y Ray Conniff… Impresentable. Un auténtico mamarracho.
    A Remark You Made, del álbum Heavy Weather de 1977 es una bellísima balada. Aquí los arreglos resultan inversamente proporcionales: son feísimos. El solo de saxo parece inspirado en Fausto. Y no me refiero a la obra de Goethe, sino a Fausto Papetti.

    No sé si la versión que hacen de Night Passage está bien o lo anterior está tan mal que me hace creer algo que no es. Seguidamente ofrecen una híper-profesional versión de Procession. Inobjetable e intrascendente. Insípida e incolora. Tan apasionante como cepillarse los dientes tres veces al día. El cierre de este suplicio es Carnavalito, del disco solista de Zawinul Dialects, de 1986. El protagonismo recae en el electrizante tandem percusivo que conforman Acuña y Townsley en un intento por resucitar al cadáver. Pero a estas alturas, más que un musicólogo que juzgue la intencionalidad de la obra creo que necesitamos un médico forense que le haga la autopsia.
    Es cierto que Zawinul, a sus 75 años, tiene una conmovedora vitalidad. También es oportuno señalar que en este álbum se aleja momentáneamente del (para mí) inexplicable concepto de World Music (¿o acaso alguien escuchó alguna vez música que no sea de este mundo?). Y además, ¿qué derecho tenemos para pedirle que siga agregando creatividad a su ya extensa y destacada trayectoria?
    De algo estoy seguro… “Todo tiempo pasado… fue anterior.”

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Anterior: