• Gordöloco Trío

    Gordöloco Trío

    Estos tipos me caen bien.
    Fin.

    Bueno… la verdad que hubiese estado fenómeno terminar la nota así; hasta podría tratarse de una actitud "Gordöloca", pero no vamos a ser egoístas.
    Había que juntarse con los tres, tarea nada fácil. Buscar un momento libre que nos acomodara a todos, justo en el momento en que están en plena presentación de Copany, su tercer disco.
    La predisposición de todos (la mía incluida, habráse visto…) posibilitó el encuentro.
    Fue el viernes 26 de agosto por la tarde, mientras aguardaban la prueba de sonido para el concierto que esa misma noche darían en el Club del Vino.

    El Gordöloco Trío surge en el 2001 y un año más tarde sorprende gratamente con Antenas, un extraordinario disco debut editado por BAU Records donde combinaban temas propios (algunos con títulos como ¡Uy mirá!, se movió la grúa, Me cerraron Coto o Mimbí se intoxicó con una cucarachay se nos fue -historia real de un felino-) con versiones respetuosamente irreverentes de Crying (Björk), Sexy M.F. (Prince), Billie Jean (Michael Jackson) o Well You Needn't (Thelonious Monk).

    Luego llegó el turno de Tecnofogón, un EP de 30 minutos de edición limitada. Se trata de 200 discos/objetos (nada más) cuya edición fue coordinada por Carolina Andreeti quien convocó a 25 artistas visuales encargados de diseñar 8 cubiertas cada uno (sí señó, 25 x 8 = 200).

    Ya en el 2005, Mauro Mourelos (trompeta), Rodrigo Gómez (batería) y Hernán Hayet (bajo), tienen chico nuevo y se encuentran en plena actividad.
    Al concierto que hemos cubierto en este número en la Sala AB del Teatro General San Martín y al realizado en el Club del Vino, le siguen actuaciones en Thelonious Club (Salguero 1884) todos los viernes de septiembre a las 22:00 hs.

    Mauro Mourelos: Todo arrancó en marzo del 2001. Fueron dos cuestiones paralelas; con Rodrigo nos conocíamos desde hace 15 años, veníamos tocando juntos en otros grupos y ellos dos se encontraron en la banda de un saxofonista que… bueh… (risas cómplices). En realidad con Rodrigo nos conocimos en la Orquesta estudiantil del Colegio Mariano Acosta, después tocamos en Refinado Tom y un poquito antes del Gordöloco, en Tokyo. Nos juntamos para zapar un poco, pero conseguimos unas fechas y como la pasábamos bien y nos divertíamos, decidimos empezar a laburar más seriamente.

    Sale el tema del nombre del grupo y a la acotación:

    Rodrigo Gómez: Preguntas difíciles hace este muchacho…
    Mourelos: Fueron varias cosas al mismo tiempo. Por un lado es el apodo de uno de nosotros y por el otro, Hernán tenía un tema llamado El Gordo Loco referido al personaje de La conjura de los necios
    (libro de John Kennedy Toole).
    Gómez: Ignatius J. Really.
    Mourelos: Combinando las dos cosas… quedó.
    Gómez: La diéresis es por una cuestión de diseño; no se pronuncia distinto.

    ¿Se llevan bien o a veces andan a las puteadas?

    Gómez: ¿Nosotros tres? No… nos cagamos de risa… la disfrutamos a pleno.

    ¿Qué edades tienen?

    Hernán Hayet: Yo, 36.
    Gómez
    (lanzando una carcajada): ¿36 tenés…? Sos un viejo choto…

    HayetLuego de que Hayet lo mandara a cagar, Mourelos reconoce 33 y Gómez apenas 28. Es obvio que omití la propia porque, ejem, no venía al caso. Una vez apagadas las risas (generales, está claro), Hayet retoma la cuestión hablando del concepto original del trío.

    Hayet: Había una idea de tocar de otra manera, con la menor cantidad de partes posibles y que la música se generara sola, como si fuera una banda "diseñada". Con el tiempo eso parece ir metiéndose cada vez más en una especie de embudo que nos acerca a lo que cada uno piensa o sueña acerca de la música.

    AntenaxUstedes llegan a grabar el primer disco Antenas y lo edita el sello BAU. Pero después pasó algo…

    Gómez: El disco está fenómeno. Nosotros habíamos grabado un disquito en vivo; alquilamos una sala de ensayo, metimos 30 personas y tocamos; lo grabamos, lo vendimos y juntamos la guita para poder ir a tocar a un festival en Córdoba. El disco fue como una especie de pre-producción de Antenas; nos sirvió además porque era la primera vez que grabábamos algo juntos. Con Antenas ya editado empezamos a tocar en el circuito, digamos, de jazz más "reconocido". Y el disco funcionó. Luego tuvimos algunos inconvenientes con el sello y nos abrimos, pero el disco está fenómeno.

    Notas Relacionadas o de Interés: