• Nostalgias

    Guitarristas olvidados, discos olvidados de guitarristas y algunos clásicos y videos para casi todos los gustos.

    Revisando mi colección de discos, que para mi mujer es excesivamente extensa, he caído en la cuenta que tengo una marcada predilección por las seis (en realidad de cuatro a doce), cuerdas. Dentro de mis guitarristas y discos favoritos también noté que no se encuentran precisamente los más re-conocidos por el gran público. Es más, sólo tengo un disco de Clapton, otro de Jeff Beck, ninguno de Hendrix (aunque sí muchos, pero muchos videos); Joe Pass me aburre, Jim Hall definitivamente no me gusta; Satriani y Vai creo que son dos cirqueros mentirosos; creo que Scofield tiene artrosis y Frisell es Peter Sellers interpretando a Chauncy Gardiner en clásico film “Being There” (Desde el jardín).
    Sellers-Frisell

    Particularmente tengo la idea de que si los guitarristas de jazz fueran saxofonistas o pianistas, los defenestrarían; hay una exigencia muy superior sobre la técnica y el virtuosismo sobre el resto de los instrumentos que no se aplica a la guitarra.

    Esperando ya haber enfurecido a unos cuantos, entonces les explico qué demonios es lo que me gusta de un guitarrista para poder entender un poco esta arbitraria y absurda selección que viene a continuación. Me gusta que tenga sonido propio, la técnica necesaria para conseguir lo que quiere transmitir, que lo que quiera transmitir sea musical y/o emocionalmente interesante (el ítem más subjetivo de todos); que personalidad, técnica, musicalidad e intensidad vayan de la mano. Si me dan a elegir, prefiero la buena técnica y cierta destreza, pero que nunca sea lo central. Como verán a continuación, tengo un (mal) gusto especial por el rock clásico, pero muy sesgado.

    Por ejemplo y al azar: Stern, Morse, Metheny (sólo como guitarrista), Robben Ford, Reinhardt (y no Oscar Alemán), Jimmy Page borracho, Lagrene, Blackmore, Coryell, Mc.Laughlin, Hackett, Di Meola, etc…

    Bueno, basta de pavadas y vamos al tema que nos atañe:

     

    1) Steve Hillage : Fish Rising (1975) y Live Herald(1978).

    HillageDos discos solistas del guitarrista por entonces hippie pelilargo de Gong, que responden al clásico sonido del “Guitar Hero” de los setenta, pero con una vuelta de tuerca muy interesante. Estructuras más complejas que lo usual, sonidos electrónicos y sequencers, acompañan a un rock que roza lo progresivo, aunque directo. Esta tendencia electrónica derivaría en 1990 en la formación de System 7 un dúo de música electrónica de teclados y guitarra; raro, ¿no?

     

    2) Jimmy Page: Outrider (1988)

    Jimmy PageUn discazo de rock a lo Zeppelín del bueno de Jimmy cuando en vivo no podía tocar de lo que se tambaleaba. Robert Plant, Jason Bonham, John Miles, Tony Franklin, Chris Farlow, Durban Laverde y Barrimore Barlow lo acompañan y sostienen para hacer esta joyita. La última muestra de la intensidad que lo hizo famoso en los setenta; de aquí en más sólo le quedarían unos pocos trucos.

     

    3) Shawn Lane: Hellborg/Lane/Sipe Personae (2002) y Temporal Analogues of Paradise (1996).

    Shawn LaneShawn Lane ha fallecido ya, lamentablemente. Era una máquina de tocar que contenido (o no) y guiado por la cabeza del explosivo e inteligente bajista sueco Jonas Hellborg era imparable. Vale aclarar que sus discos solistas son feos.

    Ya sea en un formato eléctrico o en uno más acústico, se tocaba todo. Si bien Personae es del 2002, contiene material en vivo grabado años antes, a medidos de los ‘90 en Alemania. En este disco en particular, la intensidad es extrema de principio a fin. Temporal también es en vivo pero tiene la particularidad de tener sólo dos tracks, que son el producto de la edición de distintas improvisaciones en vivo de distintos shows.

    Si bien suena raro, el resultado es excelente. Con muchos más matices que Personae, trae al oyente la misma intensidad. Lane, en ambas grabaciones, suele hacer dúo entre la guitarra y su voz. La interacción entre los tres músicos es increíble en ambos discos; realmente funcionan como una unidad. Para aquéllos que gusten del sonido de fusión rabioso con rasgos de jazz-rock y progresivo, no duden en escucharlo.

     

    4) Jonas Hellborg: The Silent Life (1991)

    Hellborg-The Silent LifeÉste, como sabrán, no es guitarrista, sino bajista; pero decidí incluirlo porque este disco se parece más a uno de guitarra clásica de Steve Hackett que a School Days de Stanley Clarke. Es un disco de solo bajo, tocado en un guitarrón acústico Wechter. Muy bien grabado; y Hellborg le saca todos los sonidos imaginables. Arriesgados, éste es para ustedes.

     

    5) Jonas Hellborg:  The Word (1992)

    Hellborg-The WordAhora… si son arriesgados en serio… escuchen este disco. Armado con el mismo guitarrón Wechter, se suma, un cuarteto de cuerdas y ¡¡¡Tony Williams en batería!!!

    Todo el material fue escrito especialmente para esta formación. Sí, es muy raro e interesante.

    Notas Relacionadas o de Interés: